Cabeza borradora (David Lynch, 1977)

(Esta entrada fue publicada en 2009 en otro blog que tuve, todavía bajo los efectos secundarios que esta película deja)

Ayer volví a ver Cabeza Borradora (David Lynch, 1977), después de medio año aproximadamente. La vi por primera vez este verano. Yo sigo con mi objetivo marcado: tener en DVD todas las películas de David Lynch, en un futuro indefinido. De momento el viernes llegó a mis manos la edición especial de Cabeza Borradora (no había otra, solo estaba la especial…).

Cabeza Borradora es una de esas películas que tienes que ver varias veces. La primera vez me llamó muchísimo la atención. Pensé que era como Un perro andaluz, pero en vez de ser de apenas 15 minutos, era de una hora y media. La vi pensando que lo que mostraba la película, al ser tan raro, se regía por unas normas de funcionamiento coherentes pero distintas de las del mundo, que todo estaba regido por una lógica. Al final me acabó resultando un poco pesada la película.

Cuando la vi ayer, mi sensación fue totalmente diferente. No me pareció simplemente una película original e innovadora, sino un peliculón en todos los sentidos. Es buenísimo el papelón que hace Jack Nance y no sólo por su tupé gigante. Tiene muchísima expresividad en la cara, hace unos movimientos de cejas bastante curiosos, frunce el ceño, está todo el rato un poco encogido y no dice casi nada en toda la película. Me parece un gran actor, también por papeles que ha hecho en películas de David Lynch, cada cual más extravagante.

Tiene especial importancia en la película las atmósferas que se crean, sobre todo de agobio, nerviosismo y opresión. David Lynch, aunque no estuviera aquí con Angelo Badalamenti, mete sonidos, sobre todo ruidos, en todo momento. Si no fuera por ellos, Cabeza Borradora no evocaría lo mismo.

Esta vez al verla no he estado intentando interpretar cada uno de los elementos de la película; simplemente lo que iba pasando me sugería una serie de cosas, no tenía necesidad de entenderlo, en el sentido estricto de la palabra. Pensaba lo que cada cosa podía significar para mí y pensaba en varios significados, pero cualquiera de ellos era válido. Me transmitía un sentimiento o una emoción, o simplemente pensaba qué podía haber querido reflejar David Lynch, sin tampoco centrarme especialmente en eso.

Tengo bastante curiosidad por ver cómo hicieron el bebé de la película y otras cosas raras que aparecen. Todavía me falta ver el documental que hay en la edición especial, 85 minutos hablando de David Lynch, eso puede ser genial.

Me hizo mucha gracia ver en el menú del DVD una opción que te enseña a configurar bien tu TV para ver la película en las mejores condiciones. David Lynch siempre tan preocupado por ver las películas con una buena calidad, como en este video en el que critica las películas en el iPhone (fucking telephone):

David Lynch on iPhone

Cabeza Borradora es una gran película, pero que se abstenga de verla quien no soporte las películas raras, tenga una necesidad constante de entender racionalmente lo que está viendo o se agobie si todo está fuera de lo lógico.

Miguel Esteban Rebagliato

Anuncios

2 Responses to “Cabeza borradora (David Lynch, 1977)”


  1. 1 Paloma 14 octubre, 2010 en 10:20

    In heaven, everything is fine

    • 2 Miguel Esteban Rebagliato 14 octubre, 2010 en 10:24

      Oh, supongo que eres de las pocas personas a las que les gustó Cabeza Borradora. Si no, tu comentario habría sido algo así como “Vaya mierda de película…”. Tengo un bonito póster de la peli en mi pared.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: