El vacío tras Mad Men

Ya han pasado varias semanas desde que acabó la cuarta temporada de Mad Men y la serie ha dejado un gran vacío los lunes. El mismo vacío que dejaron los personajes en el último plano de la temporada.

Tranquilos, que no revelaré nada importante. Quiero que alguien lea esta entrada y no conozco a nadie que haya acabado la cuarta temporada de Mad Men, así que prometo que no habrá espoilers. Sólo quiero escribir un poco de la que es para mí una de las mejores series que se han hecho.

Muchas veces he leído y oído comentarios sobre lo aburrida y lenta que es Mad Men. Reconozco que al principio cuesta un poco, cuesta atravesar ese espesor inicial, pero una vez que has conseguido entrar, ya no puedes salir. Es como si ese espesor que no te dejaba entrar ya no te dejara salir; quedas totalmente atrapado. Y es que las dos primeras temporadas están bien, la tercera es buenísima y la cuarta es realmente impresionante.

Que conste que, más allá de algunas conexiones musicales, no soy un nostálgico de los 60, una época que ni siquiera viví. Ni tampoco me atrae el mundo de la publicidad particularmente, ni la moda y el estilo de la época. La principal razón por la que veo Mad Men es por su historia y, sobre todo, por sus personajes.

La serie de Matthew Weiner consigue una profundidad que ya le gustaría a muchas otras tener. No es que pasen muchas cosas en los episodios; no es lo importante, de hecho. Lo que realmente importa son sus personajes, tan bien construidos y tan reales. Poco circula por la superficie, pero al mismo tiempo hay tanto en el nivel implícito… Mad Men es sutil como ella sola, tan sutil que una simple mirada de un personaje puede hacernos comprender el sentido de todo un episodio.

Y si hay algo clave en Mad Men es Don Draper, ese admirado y enigmático personaje. La serie es, en su totalidad, la búsqueda de su identidad. De hecho, Mad Men puede resumirse en una simple y al mismo tiempo compleja pregunta: ¿quién es Don Draper?

Don Draper es un personaje en continua huida, de sí mismo y de los imperativos de su época. Lo vemos moverse dentro de lo que se espera de él, salirse de este terreno y volver a él una y otra vez. Ni siquiera él mismo sabe quién es Don Draper.

Y desde el principio lo vemos caer y caer. Esperemos que caiga durante muchos años y tarde en llegar al suelo. Por su eterna caída.

Miguel Esteban Rebagliato

 

Anuncios

11 Responses to “El vacío tras Mad Men”


  1. 1 perkelilla 8 noviembre, 2010 en 18:11

    Me ha gustado mucho tu entrada. Curioso el descubrimiento que me has hecho, nunca había pensado en la caída de Don de esa manera… en su eterna caída. Me gusta cómo lo has expresado 🙂

  2. 2 Miguel Esteban Rebagliato 8 noviembre, 2010 en 19:02

    Cuando veas el final de temporada lo verás más claro incluso, verás 🙂

  3. 3 perkelilla 8 noviembre, 2010 en 20:59

    Será ese último empujoncito lo que me falta para llegar a esa conclusión (4 left!)

  4. 4 ana camarena 9 noviembre, 2010 en 9:45

    Mad Men! Esa serie que me dejé… Después de leer esto me está dando muchas ganas de retomarla!! Por lo poco que vi me pareció bastante impresionante la manera en que representan la época.
    Que sepas que voy leyendo lo que vas subiendo jaja Pero mi ordenador está bastante estropeado, por eso dependo de la Blackberry… Te iré comentando!! Un beso

  5. 5 MJ 14 noviembre, 2010 en 12:04

    Mad Men es una joya, si, y esta cuarta temporada ha superado a las anteriores. En general coincido con la valoración que haces de ella con la sola excepción de que Draper me resulta profundamente antipático. Una de las cosas que me resulta sorprendente de esta serie es la capacidad de fascinación que puede ejercer mostrando y exhibiendo como valor esencial a personas con las que no puedo sentir ninguna empatía pero cuyas trayectorias vitales me tienen prendida de la pantalla.

    • 6 Miguel Esteban Rebagliato 14 noviembre, 2010 en 12:29

      En realidad coincido contigo, Don Draper me parece un imbécil muchas veces, en la mayoría de esta última temporada, de hecho. Se salva en unos cuantos episodios de la segunda mitad de temporada, con su intento de redención. Pero, a pesar de eso, tiene una personalidad bastante compleja e interesante.

      Creo que las grandes series consiguen eso, que nos interesemos en personalidades tan controvertidas como las de Dexter, Tony Soprano, Walter White o Don Drapr.

      • 7 MJ 14 noviembre, 2010 en 16:57

        Si, una personalidad compleja e interesante, pero en la que difícilmente puedo sentirme ‘incorporada’ (no sé como expresarlo mejor). No se trata de que sea un imbécil o no: es particularmente fácil sentir empatía con un imbecil, creo, o ponerse en la piel de alguien moral y éticamente rechazable, … que se lo pregunten a Dexter Morgan, que juega con nosotros a ese tramposo juego desde el principio o a Walter White, cuya peripecia vital dista mucho de ser defendible, pero que estoy segura de que funciona como un ‘alter ego’ en lo más oscuro del alma de muchos espectadores. El caso de Don Draper es particular: es un tipo que me produce un rechazo casi físico, está en las antípodas de alguien con quien uno/a se pueda sentir, no ya identificado/a sino meramente cómplice. Y lo mismo me pasa con todo el elenco de personajes, de los cuales apenas Peggy puede parecer algo cercana. Todo eso no es óbice para que la trama de relaciones personales y el desarrollo de los personajes sea apasionante.
        En cuanto a Tony Soprano, es punto y aparte: un personaje de una ambivalencia tremenda y arrolladora, pero al comienzo, muchísimo más ‘atractivo’ que Draper. En mí opinión. Hacia el final, eso si, se convierte en algo monstruoso.

  6. 8 Miguel Esteban Rebagliato 14 noviembre, 2010 en 17:32

    Entiendo lo que quieres decir, pero no me pasa eso con Don ni con el resto de Mad Men. Supongo que es una cuestión personal, que cada uno tiene una relación diferente con los personajes.

    Está claro que todos estos personajes tienen una evolución a lo largo de las temporadas. Tony Soprano y Walter White (Heisenberg básicamente) van para mal, y al contrario, Dexter se va humanizado poco a poco, aunque muy lentamente.

    ¿Qué evolución ves en Don Draper? Es extraño, porque al mismo tiempo el éxito le va corrompiendo, pero también va buscando la redención. Creo que va como a trompicones: unas veces se acerca a un extremo y otras veces a otro. Y sobre todo se va equivocando mucho. Uno de los ejemplos más representativos para mí es lo que hace al final de la última temporada, la decisión que toma.

    Por cierto, ¿quién se esconde detrás de las iniciales MJ? ¿Te conozco? Me está pareciendo muy interesante lo que estás diciendo.

    • 9 MJ 14 noviembre, 2010 en 18:36

      Quizás debería haberme presentado al principio, no sé 🙂
      Ha sido Juan (Guillenea, mi hijo) quien me ha hablado de tu blog. Soy una fan de las series, pero habitualmente mis comentarios compartidos sobre las mismas se quedan en el newsgroup es.rec.tv.series (usenet, también accesible por googlegroups), donde llevo cinco años participando. Me encanta encontrar gente nueva y jóven opinando sobre series tan potentes como Breaking Bad, o Mad Men, o Treme, así que por aquí andaré comentando también, si te parece.
      Una sugerencia, ya que estamos: ¿has visto Boardwalk Empire? De lo que se está emitiendo ahora es una de mis favoritas.
      Nos leemos.
      María Jesús

  7. 10 Miguel Esteban Rebagliato 14 noviembre, 2010 en 19:43

    Vale, ahora ya sé quién eres :D. Muchas gracias por comentar y yo encantado de que sigas haciéndolo. No conocía el grupo ese, le echaré un vistazo. Por si te interesa y no los conoces, yo sigo tres blogs de series bastante interesantes:

    http://blogs.elpais.com/espoiler/
    http://todoseries.com/
    http://llegaronparaquedarse.blogspot.com/

    Y respecto a Boardwalk Empire, empecé a verla cuando salió y a los dos episodios la dejé un poco aparcada. Quizá es que me esperaba mucho y lo que vi no acabó estando a la altura de mis expectativas. Pero pensaba retomarla. Ahora estoy viendo la segunda temporada de The Wire, Fringe, Dexter, The Event, Modern Family, Cómo conocí a vuestra madre y The Big Bang Theory.

    Eso, nos leemos.

    • 11 MJ 15 noviembre, 2010 en 16:00

      Conozco el primer blog, el de Espoiler, que me parece que va perdiendo mucho últimamente (quizás por la dedicación de Hernán a Orsai???), a los otros les echaré un vistazo. Gracias.
      ¿Qué te parece el de Asesino en serie-El Mundo?
      The Wire es, probablemente, la mejor serie que he visto, aunque es difícil meterlo todo en un mismo saco y sacar una y solo una. Pero si en este momento tuviera que decantarme por una, sería indudablemente The Wire.
      Respecto a lo que estoy siguiendo ahora a ritmo de estreno (ya acabadas Mad Men, Rubicon y Caprica): Boardwalk E., The Walking dead, Dexter, The event (que cada día que pasa me parece peor), Fringe (muy irregular) y Stargate-Universe (también en caida libre). En comedia, Modern Family, The Big Bang T. y Community, ordenadas de más convencional y amable a más gamberra, pero todas muy divertidas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: