Un mal despertar

Un mal día lo tiene cualquiera, pero probablemente nadie tenga ni de lejos uno tan malo como el de Rick Grimes en el primer episodio de The Walking Dead. Ayer empecé a ver, con bastantes días de retraso, la nueva producción de la AMC, y no es que sea un aficionado del cine de zombies, ni tenga especial interés por estas bellas criaturas, pero el primer episodio me dejó con muy buena impresión.

Sin duda, lo que más me gustó fue esa grandiosa elipsis temporal de la primera parte del episodio. Rick Grimes (Andrew Lincoln), el protagonista de The Walking Dead, es ingresado en el hospital por una herida de bala y, cuando despierta, toda la ciudad está llena de zombies. Es una manera muy directa de introducir la trama, un mecanismo muy elegante para hacer que vayamos descubriendo, al mismo tiempo que el protagonista, la situación en la que el mundo se ha quedado.

Pero el espectador sabe de sobra que va a ver una serie de zombies y The Walking Dead juega con esto, poniendo como primera escena un flashforward en el que el protagonista acaba matando a una niña zombie. Breaking Bad, la gran serie de la AMC junto con Mad Men, también empezaba con un flashforward, pero en ese caso el futuro de nuestro amigo Walter White, en calzoncillos en medio del desierto, era casi más negro que el de Rick Grimes.

Casi todo lo demás de este primer episodio de The Walking Dead se reduce a ver a unos cuantos personajes deambular, intentar sobrevivir y matar a unos cuantos zombies. Al protagonista le entra un extraño sentido del deber y se viste con su uniforme de ayudante de sheriff, sombrero incluido. Por suerte parece que la serie se centrará en los personajes, en la supervivencia en condiciones de vida extremas, un enfoque muy interesante que ha dado muy buenos resultados en series como Perdidos. Al menos ése nos dijeron que sería el enfoque cuando nos hablaron de la serie en el taller de Producción original internacional del Festival de Series. Quien haya visto ya el segundo episodio probablemente lo sabrá.

Las últimas escenas en la ciudad de Atlanta son espectaculares, con el protagonista huyendo a caballo de una gran multitud de zombies. Ante esta situación, Rick Grimes no puede escapar y está a punto de abandonar y suicidarse.

Y es que parece que a los guionistas de las series les guste jugar con la idea de matar al protagonista en el primer episodio. Si recordamos bien, en el piloto de Breaking Bad Walter estaba a punto de suicidarse por pura desesperación. También los creadores de Perdidos comentaron en alguna entrevista que inicialmente pretendían que Jack Shephard muriera en los primeros episodios de la serie. Parece que les gusta tantear esta posibilidad, la de la serie que se niega a sí misma. Esto muestra la fragilidad de una serie, que puede ser cancelada a los pocos episodios, o que no existiría como tal si el protagonista muriera en el primer episodio.

Pero al final Rick Grimes consigue salvarse (“Hey you, dumbass. You in the tank. Cozy in there?”). La única víctima es el caballo, al que Rick había prometido que encontraría más caballos amigos en Atlanta y que, sin embargo, acaba siendo devorado por los zombies. Cierra el episodio un plano cenital que se va alejando poco a poco del cadáver del caballo, al más puro estilo de True Blood, cuando al final del segundo episodio de la segunda temporada Eric y compañía se lanzan sobre su presa. Aunque los vampiros tienen mucho más estilo que los zombies.

Las referencias siempre están presentes implícitamente. Probablemente quien haya comentado The Walking Dead habrá comparado la serie con las películas más famosas de zombies, pero yo no conozco el género, no puedo hacer esto. Si alguien quiere sacarme de mi ignorancia, que me recomiende películas de zombies.

Miguel Esteban Rebagliato
Anuncios

4 Responses to “Un mal despertar”


  1. 1 celes j. 13 noviembre, 2010 en 20:11

    “La noche de los muertos vivientes”, de George A. Romero. No es la primera, pero sí es la mejor y la más importante película de zombies de la historia del cine, en mi humilde opinión.

    Muy buenas tamcién son “28 dísa después” (no, la de la Bullock, no, la de Danny Boyle), una muy interesante metáfora sobre la decadencia de la sociedad contemporánea.

    Y para hacerte unas buenas risas con los muertos vivientes, no puedes dejar de ver “Shaun of the dead”, de Edgar Wright y Simon Pegg.

  2. 2 Miguel Esteban Rebagliato 13 noviembre, 2010 en 20:13

    Gracias, Celes. En cuanto tenga algo de tiempo me pongo con ello. Vi hace tiempo un poco de La noche de los muertos vivientes, pero era el remake y acabé dejándola.

    ¿Has visto algún episodio de The Walking Dead? Seguro que te habrás leído el cómic.

  3. 3 Leandro Aragón 2 diciembre, 2010 en 14:08

    Llego tarde pero seguro, la empecé ayer…

    Coincido, y no sin cierta tristeza, con Celes en lo de “28 días después”. Me pareció desde luego un mecanismo acertado el de hacer el flash forward y automáticamente aparecer en el hospital. Es la sitación ideal…no deja cabos sueltos. Sin embargo, si has visto la peli de Boyle antes te quedas jodidísmo porq es exactamente la misma mierda…(con perdón..). Pero tambien hay que considerar que esta serie es es sí misma un homenaje al mundo de los ‘caminantes’ ya que además mantiene tópicos como el de: ‘dales en la cabeza’ o el de ‘esta partido en 8 y aun se arrastra’…por lo cual creo que más que redefinir en género se centra en buscar facetas menos tratadas a partir de la base planteada por tantas pelis anteriormente…

    Me refiero especialmente a esa escena en la que se queda mirando en cadáver cortado por la mitad y le dice: “no se quien te hizo esto” (o algo asi)…pero la cosa es q nunca jamás pense que se pudiera encontrar emotividad mediante una imagen tan estereotipada al horror, y hasta al humor como no.

    Conclusión: despues de verla me quede con la sensación de que estaba repitiendo plato, pero despues de dormir (y con ello saborearla) me levanté pensando que es excelente. Como no, comentar que el uso del gore es exquisito, y lejos de buscar la repulsión se logra una verdadera obra de arte a partir de lo escatológico…(véase la mujer destrozada hasta los huesos en el hospital bajo la luz que titila…es de portada de Cannibal Corpse joder…)

  4. 4 Leandro Aragón 2 diciembre, 2010 en 14:33

    No podía quedarme sin decir que la imagen del menda, vestido de poli sureño, con las botas de cuero, la camisa de corte western, el sombrero de ala y el CABALLO en medio del punente que entra a la ciudad (como no cargado con 259 kg. de armamento en la espalda) es de esas imágenes míticas que se te quedan en la retina jajaja


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: