Universos paralelos

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre Fringe y The Event, y creo que, a pesar de las malas noticias que estos días rodean a Fringe, éste es el mejor momento para hablar de estas series. Y es que, además, en los episodios más recientes de ambas, la experimentación con niños se ha convertido en uno de los temas principales en las trama, una analogía que ayuda a comparar las dos series entre sí.

Todo el mundo sabe que, cuando J. J. Abrams empezó la primera temporada de Fringe, todavía estaba un poco perdido, y no precisamente porque intentara imitar la propuesta de su anterior serie (aunque el avión de su episodio piloto nos recordara al del vuelo de Oceanic), sino porque el rumbo que iba a tomar su nueva serie no estaba todavía bien definido. Parecía que no tenía ninguna prisa en iniciar una trama para toda la temporada, que la fórmula de los episodios autoconclusivos le bastaba, pero la gran historia que empezó a desarrollar a mitad temporada acabó por cautivarnos a muchos.

La segunda temporada continuó de una manera muy acertada con esta historia de grandes proporciones, mientras iba construyendo poco a poco una mitología muy particular para la serie, con los cambiaformas, los observadores y, sobre todo, con los universos paralelos. Y ahora mismo la tercera temporada, la mejor hasta la fecha, está sabiendo explotar todas las posibilidades que esta mitología, tan bien construida, proporciona. Pero puede que éste sea el momento culminante de Fringe, si los rumores de posible cancelación acaban por confirmarse. Las audiencias mandan, sobre todo en canales que no son de pago. Habrá que vigilar cómo tratan a la serie los espectadores estadounidenses a partir de enero, en su nuevo y funesto horario de los viernes por la noche.

Por otra parte, tenemos The Event, un proyecto de la NBC que ha empezado a emitirse esta temporada. Muchos la señalaron desde un principio como el nuevo intento de sustituir a Perdidos, pero el problema es que, después del caso Flashforward, esto genera mucho escepticismo. Puede que, frente a Perdidos, las intenciones sean las mismas, el target sea el mismo, pero al final la calidad de los contenidos no resulta ser, ni mucho menos, la misma.

The Event empezó con un ritmo muy elevado, mucho salto temporal y atractivos juegos de perspectiva. El espectador no tenía ni un momento para pararse a pensar en lo que estaba viendo, al contrario de lo que ocurre en otras series como Mad Men o Breaking Bad, cuyos ritmos pausados invitan constantemente a la reflexión. Con The Event el espectador se sentía desde el principio atraído por sus formas, pero era cuestión de tiempo descubrir si el contenido, lo que había detrás de toda esta superficie, merecía la pena. Tras varios episodios, la serie ha acabado bajando el ritmo, adoptando uno mucho más convencional y al mismo tiempo menos atractivo.

Y con esto llegamos a la cuestión de la experimentación con niños. Sin duda, resulta un tema muy recurrente, pues ya se usó en Perdidos Fringe lo ha tratado varias veces, sobre todo con el experimento del cortexifan, pero también en la investigación del último episodio. Ahora The Event también ha decidido introducirlo como parte de su trama y esto precisamente pone en evidencia otro de los problemas de la serie: mientras que Fringe ha sabido crear su(s) propio(s) universo(s), The Event acaba recurriendo a tópicos y elementos de éxito de otras series, como los accidentes de avión, el electromagnetismo y los flashbacks dedicados a un único personaje cada episodio.

Después de un tiempo hemos podido ver lo que hay detrás de The Event y hemos descubierto, sin mucha sorpresa, que el interior está medio vacío. Hasta ahora, los personajes que nos han mostrado son bastante planos. Sean Walker se nos aparece como un hombre persistente, que no abandona su propósito, pero ¿es que, como personaje, no le pasa nada más? Es, al fin y al cabo, verdaderamente plano. ¿Dónde está en The Event la complejidad de un personaje como Walter Bishop de Fringe?

Ya se sabe que a las series hay que darles tiempo, y Fringe es precisamente un ejemplo que ilustra muy bien esto, pero por el momento The Event, aunque es capaz de entretener e intrigar, no está a la altura.

De todas formas, como decía, en los últimos episodios de The Event y Fringe hemos visto cómo se experimentaba con niños, les robaban su juventud y se beneficiaban de ella. Esperemos que por lo menos el negocio televisivo no decida explotar estas dos series, absorber todo su potencial y después desecharlas. Ojalá las dejen crecer poco a poco. Quizá The Event mejore con el tiempo, pero desde luego Fringe puede convertirse en una serie realmente grande.

Miguel Esteban Rebagliato
Anuncios

4 Responses to “Universos paralelos”


  1. 1 seiseises 25 noviembre, 2010 en 1:15

    No he visto ninguna de las dos series, pero me han entrado ganas de ver Fringe, y eso que algunos conocidos, con sus insulsos “Eh, pues está guay, tienes que verla”, estaban haciendo que empezara a cogerle manía, jaja
    En cuanto a The Event… vaya, con la vara que me ha dado el conserje de mi edificio con que está muy bien, y ahora leo esto. Pero bueno, que sepas que me fío más de tí que del conserje, jajaja
    Y todavía tengo pendiente ver The Walking Dead. Me bajé los dos primeros capítulos (ya es todo un logro para mí jaja), pero no sé cuando voy a tener un rato para verlos tranquilo. En fin.

    PD: Es la primera vez que te comento, pero que conste que te sigo desde las sombras. 😉

  2. 2 Karina / Paloma / Lila 25 noviembre, 2010 en 10:42

    No he visto Fringe, pero sí los primeros tres capítulos de The Event. Y bueno, es como dices tú, intentaban compararlo con “perdidos” pero “la calidad de los contenidos no resulta ser, ni mucho menos, la misma”. Me he quedado algo decepcionada, y no sigo viéndola. Me dio la sensación de “bueno, ya hemos visto todo esto” y me resultaba hasta patético las pequeñas cosas que cogían de otras series de éxito.

    Lila

  3. 3 Miguel Esteban Rebagliato 26 noviembre, 2010 en 11:51

    Mario, Fringe te la recomiendo mucho, aunque debes ser capaz de aguantar el principio de la primera temporada. No es que sea malo, simplemente es que no engancha y te entran ganas de dejarla.

    The Event está entretenida, pero no va más allá de eso. Yo aún la veo, de todas formas. Antes conseguía crear algo de intriga, últimamente ni siquiera eso. Si tengo que recomendar alguna de las dos, elijo Fringe, sin duda.

  4. 4 MJ 26 noviembre, 2010 en 15:25

    Mi voto por Fringe, pese a lo irregular que es. Y otro voto más por Walter y la vaca. Noble es un actor prodigioso.
    Respecto a The event, comencé a verla cuando dejaron de emitir Caprica, un poco a la búsqueda de algo más de cifi en mi ‘dieta’, pero lo cierto es que, vistos todos los episodios emitidos, es mala y va empeorando con las semanas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: