La historia de un hombre cualquiera

Todo el asunto de los controladores aéreos de estos días me está recordando mucho a Breaking Bad. La serie ya nos dejó bien claro que no hay que molestar a estos seres que tantas horas pasan en lo alto de sus torres. No voy a ser explícito para no desvelar nada a futuros aficionados a la serie, pero quien la haya visto sabrá, sin ninguna duda, a qué me refiero. Por si acaso, esta foto aclarará posibles fallos de memoria.

Si recordamos bien, éste fue uno de los sucesos que ayudaron a construir  la identidad de Heisenberg, otro de los grandes monstruos de la ficción televisiva. Y al mismo tiempo desencadenó al principio de la tercera temporada una serie de consecuencias dignas de la más grande de las tragedias clásicas. Cuando terminó la temporada ya teníamos a un Heisengerg consolidado, al que vimos capaz de todo en ese genial episodio final que fue “Full Measures”.

Todo parece indicar que tendremos que esperar a verano para ver cómo continúa la serie tras ese intenso cliffhanger con el que acabó, tan similar al que utilizó True Blood en su episodio final y al mismo tiempo, sin embargo, tan superior al de la serie de los vampiros (y hombres lobo, ménades, terántropos, hadas…).

Hay quien me dijo que dejó de ver Breaking Bad porque Walter White le daba pena, pero Breaking Bad no es, en absoluto, una serie sobre el cáncer; la enfermedad es sólo un punto de partida. Breaking Bad es, ante todo, una serie sobre un hombre cualquiera que decide tomar el control de su vida y acaba sacando lo más oscuro de su persona. Heisenberg está aquí.

Miguel Esteban Rebagliato
Anuncios

2 Responses to “La historia de un hombre cualquiera”


  1. 1 MJ 11 diciembre, 2010 en 23:41

    Cada vez que paso por aquí y veo huérfana de comentarios esta entrada quisiera escribir un párrafo al menos que le hiciera justicia a esta serie y a un protagonista de la talla de Walter White/Heisenberg. Y sin embargo, no encuentro las palabras. Creo que el título que has puesto a la entrada es un verdadero hallazgo: porque esa es la historia, la de un hombre cualquiera, la de un hombre gris. En apariencia. Una serie inclasificable. Una serie en la que me he encontrado frente a escenas en las que los dilemas morales consiguen axfisiarte. Una serie con capítulos de una tensión extrema (“Grilled” en la 2ª o “One minute” en la 3ª) y con momentos de humor tragicómico inigualables.
    Y no vuelve hasta Julio del ’11. Una eternidad.

  2. 2 Miguel Esteban Rebagliato 12 diciembre, 2010 en 11:31

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de la serie. ¿Julio? Buffff. No se me olvida ese plano final de Jesse cuando llama a la puerta de este otro químico y…

    No sé si lo leerías, porque fue hace unos meses, pero me fui al Festival de Series de Madrid. Allí hubo una charla sobre las promociones que las cadenas hacen de las series y Paramount Comedy habló de Breaking Bad. Aquí está la entrada que escribí:
    https://elcaosreina.wordpress.com/2010/10/23/festival-de-series-autopromos-marketing-jornadas-universitarias/

    No te lo digo para que la leas entera, que es bastante larga, pero es curioso ver el marrón en el que se encontraron para promocionar Breaking Bad, porque no sabían por dónde encaminarse. Por si te interesa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: