La perversión del payaso

Quiero escribir sobre Balada triste de trompeta, la última película de Alex de la Iglesia, pero me cuesta encontrar las palabras adecuadas. Después de casi dos horas de película, sales del cine con una sensación extraña, esa sensación que te dejan las películas extremas, las que no tienen ningún reparo en traspasar los límites, una y otra vez. La sensación, aunque bastante diferente, me recuerda un poco a la que me dejó Anticristo, la insana y última película de Lars von Trier. Balada triste de trompeta es, sin ninguna duda, atrevida, una historia de amor perversa.

Pero la película también es, en todo momento, ambivalente e innecesariamente violenta. A veces cae en lo deliberadamente cutre y grotesco, mientras que otras veces alcanza la genialidad. Sin embargo, esta dualidad no hace más que acentuar su extremismo y, sobre todo, es capaz de ofrecernos algo que no hemos visto antes. Novedosa, sin duda, pero demasiado esperpéntica para mi gusto.

Ante todo, Balada triste de trompeta es una película española, sin ningún matiz despectivo en ello. Alex de la Iglesia saca a relucir la España sórdida del franquismo, Raphael mediante. Lo que ocurre es que esta sordidez le salpica e impregna la película de ese tono cutre que en muchos momentos tiene. Es grandiosa, sin embargo, la escena final, parodia-homenaje de Con la muerte en los talones, en la que Alex de la Iglesia cambia las estatuas de los presidentes por la gran cruz de El Valle de los Caídos.

También es muy interesante el tratamiento que la película hace de la memoria histórica. Balada triste de trompeta, como ya hizo Malditos bastardos, juega a incluir acontecimientos históricos precisos y alterarlos, por ejemplo situando payasos en el atentado de Carrero Blanco (¿Y vosotros de qué circo sois?, pregunta el protagonista a los etarras).

Balada triste de trompeta es una película muy irregular, muy lejos, por supuesto, de ser la película perfecta. No obstante, Alex de la Iglesia, como un equilibrista, camina todo el metraje en la cuerda floja y al final inexplicablemente consigue mantener el equilibrio. Ante películas tan poco habituales como ésta, no se trata de decidir si lo que hemos visto es bueno o malo; yo no sabría decirlo. Creo que, si tuviera que decantarme por una sola palabra para explicar Balada triste de trompeta, elegiría la palabra bizarra, una palabra lo suficientemente rara como para definir esta película.

Miguel Esteban Rebagliato

Anuncios

3 Responses to “La perversión del payaso”


  1. 1 Angela(Gergana's amiga) 29 diciembre, 2010 en 15:15

    vaya, así que al final te gustó, no?
    para mi gusto no fue “innecesariamente violenta”. la violencia le da ese toque de brutalidad que te deja O.o si no, solo sería un drama romanticón más.
    no has hablado de las actuaciones. yo les doy un 10 a todos, incluso a Carlos Areces, que al verlo fuera de Muchachada pues me quedé un poco loca pero el tio clava lo de “payaso triste” (y demente).

    Venga Miguel, un saludete!! ;D

  2. 2 Miguel Esteban Rebagliato 29 diciembre, 2010 en 16:24

    Estoy de acuerdo contigo en que la violencia le da el tono adecuado a la película, pero pienso que los excesos de violencia al final son un poco gratuitos. No estoy de acuerdo contigo, en cambio, en las actuaciones, que en general no me gustaron. Aun así, podría decir que la película me gustó, sí.

  3. 3 Leandro Aragón 30 diciembre, 2010 en 11:35

    Ciertamente lo espectacular de esta película es que juega con los extremos, probablemente por ello sea “mi favorita”…la carencia de un punto medio la hace sublime. Pasa de una ñoñería y un sentimentalismo muy sobre(y mal)actuado a una brutalidad que salpica gotarrones de sangre fuera del encuadre.

    Es interesante que plantees esa lejanía de la perfección contrastada con un equilibrio por parte del director…en ello reside la genialidad. La película juega con muchas referencias del espectador, y las tras llevarlas al límite te deja completamente desarticulado, y a su manera entreteje otra vez el concepto que tan bien citas como “bizarro”. Justamente en eso se basa: en reinvertarse, en romper el canon, y en profundizar en las inquietudes personales que al fin y cabo es lo que creaa confusión.La mente como elemento individual es algo incomprensible para el resto…

    Lejos, muy lejos de pretender cohesionar el hecho y la ficción, la ternura y la locura o el amor y el odio, se sirve de un antihéroe que alcanza cotas de ridiculez espléndidas, para conducir algo que me maravilló: el cinismo. La película le falta el respeto a todo, deliberadamente, y mediante una línea muy fina, a punto de quebrarse en varios tramos, hila un argumento discontínuo que lo abarca todo…`porque al fin y al cabo es una radiografía de la guerra, la locura, la venganza, y al fin y al cabo del hombre en sí.

    Y ciertamente el Payaso Triste es un espejo de la humanidad, una forma de mostrar como lo que nace inocente y puro se pervierte mediante los ideales que poco a poco introducen aquellos a los que mas queremos. Es una forma ruda de decir que existe el destino, la fatalidad, y que todo aquello que nos hará enfermos y cínicos no es innato.

    Como te dije cuando salimos, tiene un abanico enorme de lecturas, ya que creo q va mucho más allá de una barbaridad. Personalmente la pecibí como una aceptación pública de que todos estamos, y tenemos derecho a estar enfermos, muy enfermos. Y no hablo de una enfermedad ligada a la matanza esquizofrénica, sino a algo más intimo, más emocional…y es que al fin y al cabo todos en algun momento nos pintamos la cara y salimos al escenario social como el payaso triste…

    (No tengo la cabeza como para hacer una crítica en condiciones…llamemosle, veamos…resaca)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: