A un día de los Goya

Sí, estamos a solo un día de los Goya y a mí me va entrando cada vez más el patriotismo cinematográfico según la fecha se acerca. Sé que en el fondo no es más que una manera de promocionar el cine, el cine español, como decían los directores candidatos a la mejor dirección en una entrevista que les hizo El País el otro día. Pero no sé si serán los aires de celebración que invaden al cine español, o no sé qué otra cosa podrá ser, pero ya llevo años acudiendo puntual a ver la gala en la televisión.

El País ha publicado hoy una crónica sobre el estado del cine español un día antes de la celebración de los Goya, que incluye interesantes declaraciones de personas del sector. A nadie se le escapa que esta 25 edición de los premios puede estar llena de conflicto. Desde que empezamos el año los líos de la Academia de Cine y el Ministerio de Cultura se han convertido en un culebrón mediático. Como señala el productor Enrique López Lavigne en el artículo de El País, puede que tenga que ver con el carácter español de “patio de vecinos”. Hay quienes señalan, como el actor Alberto San Juan, que gran parte de la culpa la tienen los medios, que amplifican el conflicto o que, como afirma el actor Antonio de la Torre, incluso lo fabrican.

Muy relacionado con esto están todos los líos de Twitter de las últimas semanas, sobre todo con el polémico Holocausto Vigalondo, aunque sea un tema un poco alejado de los Goya. En la crónica de El País, Daniel Sánchez Arévalo se lamentaba: “ojalá las películas fueran tan populares como las polémicas”. Y eso digo yo, ojalá. Probablemente estos días a la gente, cuando piense en Nacho Vigalondo, le venga antes a la cabeza su humor negro sobre el Holocausto que su película Los cronocrímenes, que a mí personalmente me encanta, o su divertidísimo corto 7.35 de la mañana.

Como decía Isabel Coixet en un artículo de opinión que colgué en Como otros escribieron hace unos días, todo esta polémica no es más que una cortina de humo que oculta los problemas reales del cine español. Es hora de hablar del cine en sí y abandonar estos líos que no son más que intrigas en la corte. No hay más que mirar la lista de candidaturas de esta edición de los Goya para darse cuenta de que el 2010 ha sido un buen año para el cine español; puede que no para la taquilla, pero sí para la calidad y la diversidad de sus propuestas.

Quien dice que el cine español es malo, ¿ha visto También la lluvia, Buried-Enterrado, Todas las canciones hablan de mí…? Ojalá gane la película de Icíar Bollaín, También la lluvia, esa magnífica historia sobre la llegada del hombre europeo a Sudamérica en dos épocas diferentes; ese claro ejemplo de cine dentro del cine, que por momentos juega a revelar y a ocultar su artificio, sin olvidar que más allá de toda representación siempre existe una realidad, en continua dialéctica.

Pero es que en realidad cualquiera de las cuatro películas nominadas son dignas del premio. Ya escribí sobre Balada triste de trompeta, la fascinante criatura de Álex de la Iglesia, en la que lo cutre y lo magnífico van de la mano para crear una película renovadora. Y también escribí sobre Buried-Enterrado, el film de Rodrigo Cortés que consigue encerrarte en el entorno tan limitado de un ataúd durante hora y media y aun así entretenerte.

Por desgracia, pese a haber asistido al prestreno de Pa negre con la presencia de su director, Agustí Villaronga, no tuve tiempo de escribir sobre ella en el blog. Para la gran mayoría que no la habrá visto, Pa negre puede parecer una película más sobre la guerra civil, pero no es exactamente eso. La película de Agustí Villaronga huye del maniqueísmo habitual con el que se representa el conflicto y refleja, con mucha precisión, la miseria y la corrupción moral de la posguerra española, en un crudo relato sobre la infancia, la vergüenza y la identidad.

Visto lo visto, mi opinión es bastante clara: en el cine español hay malas películas, pero también otras muy buenas, como al fin y al cabo sucede en todas partes. Mañana seguiré con entusiasmo la gala, porque, además de todo el valor promocional de los premios, los Goya son la celebración de la calidad del cine español, celebración que los propios autores protagonizarán. Mañana cerraré la encuesta sobre los premios y revelaré los resultados, así que aún está a tiempo de votar quien todavía no lo haya hecho.

Anuncios

1 Response to “A un día de los Goya”


  1. 1 cibercultural 13 febrero, 2011 en 14:49

    Ya has hecho la crónica de La regla del juego de Jean Renoir? cuélgala que la quiero leer!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas


A %d blogueros les gusta esto: