Archivo para 19 marzo 2011

Mientras la ciudad arde ahí fuera…

Siento mucho no poder escribir últimamente en el blog. Ando con muchas cosas que hacer y cuando parece que tengo algo de tiempo, acabo dedicándolo a otra cosa. No dedicaré hoy mucho tiempo a escribir, pero algo diré de las últimas películas que he visto estos días de Fallas, mientras todo estaba patas arriba en Valencia.

El jueves vi En el centro de la tormenta, lo que han llamado “la aventura estadounidense” de Bertrand Tavernier. Leo por ahí que es una buena película, pero que no está a la altura de lo mejor del director francés. Mi ignorancia es grande y he de reconocer que no he visto ninguna película suya, pero salgo convencido del cine. Durante más de hora y media sigo con interés la investigación del policía interpretado por Tommy Lee Jones.

Se siente el polvo de los paisajes sureños de Lousiana, lo espectral de sus pantanos. Sumando las escenas oníricas de la guerra civil y el retrato que Tavernier hace de un personaje complejo y atormentado, En el centro de la tormenta me cautiva.

 

 

Al día siguiente, ayer, vuelvo al cine a ver un nuevo estreno, El mundo según Barney, la historia de un productor de televisión que recuerda su vida, con sus tres correspondientes bodas, desde sus tiempos bohemios en Roma hasta su vida en familia en Montreal. Divertida al principio, tierna en su desarrollo y dramática al final. Lo que más me sorprende es la construcción del personaje principal, con la excelente interpretación de Giamatti, que fue galardonada con un Globo de Oro.

En Cahiers du cinema escriben este mes que con El mundo según Barney tenemos la sensación de estar viendo algo que ya ha sido muchas veces filmado. Si bien es cierto que las historias de amor han sido más que habituales en el cine, encuentro un punto de vista original en esta propuesta canadiense. Entendemos al personaje, sus pasiones y sus miserias; sí que son lugares comunes, pero con un punto de vista que escapa a la comedia romántica al uso. Muy recomendable.

 

 

Pero si hay una película que ofrezca una visión nueva de las historias de amor, es Los amantes del Círculo Polar. He vuelto a verla estos días para un trabajo que tengo que hacer de la universidad y ha vuelto a sorprenderme tanto como la primera vez que la vi, hace unos años. El cine de Medem nunca me ha terminado de convencer, siempre encuentro en él cosas que me encantan y cosas que no me gustan; ninguna de sus películas me ha convencido totalmente excepto esta. Es lo que tiene hacer un cine muy personal, arriesgar mucho, que el resultado puede ser imperfecto, pero siempre interesante.

En Los amantes del Círculo Polar vemos una historia de amor vivida desde dos puntos de vista bien diferentes, el de Otto y el de Ana. Toda la película es un pulso a la idea del amor eterno, en continua pugna mientras la casualidad se convierte en el verdadero motor del relato. ¿Y el Círculo Polar Ártico? Una construcción de dos amantes, un punto de encuentro, un lugar soñado.

¿Qué le vamos a hacer? Me gustan las historias de amor poco convencionales; películas como esta, o como Olvídate de mí, o como Déjame entrar. Arded, fallas, arded. Yo seguiré viendo películas mientras la ciudad arde ahí fuera.

Miguel Esteban Rebagliato
Anuncios

Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas