El efecto luciérnaga

¡Fringe está de vuelta! Despues de la típica -y no por ello más llevadera-pausa que hacen las series norteamericanas por navidad, Fringe vuelve con fuerza. Y es que la mitología de la serie ha pasado de ser un trama recurrente en la primera y en la segunda temporada para convertirse en la maestra de orquesta de esta magnífica tercera temporada, y eso desemboca en capítulos como The Firefly (La luciérnaga en castellano). Peligro, si no has visto el capitulo, aún puedes regresar a tu realidad alternativa, porque a partir de aquí… spoilers.

El mismo título del capitulo (‘Firefly’) hace referencia directa a un tema principal de la serie: no hay acción sin repercusión. Y en lo que concerniente a Walter, estas repercusiones siempre desembocan en Peter. Pero empecemos por el principio. Walter se ha dado cuenta de que juega en inferioridad de condiciones frente a la basta (y completa) mente de Walternativo. Por eso ha decidido crear un suero que le rejuvenezca las neuronas y que cure su intelecto limitado.

Así es como un semidormido Peter lo encuentra, bajándose los pantalones listo para darse una inyección. Después de una interesante conversación entre padre e hijo (Walter… ¿Estás seguro de querer involucrarte en esto? Según William Bell, te quitó esas partes del cerebro por una razón… Porque tenías miedo en lo que te estabas convirtiendo) nos encontramos en lo que parece una residencia de ancianos.

Un jefe se seguridad observa cómo uno de los pacientes pasea solo por  los pasillos de la residencia. La enfermera de guardia le dice que es el señor Joyce, un sonámbulo, quien resulta ser, ni mas ni menos, Christopher Lloyd, el famoso profesor chiflado de la trilogía Regreso al futuro. De repetente, un misterioso joven aparece en el pasillo y se pone a conversar con el dormido señor Joyce. Cuando la enfermera y el guardia alcanzan al señor Joyce en el pasillo, este está solo y no recuerda nada, salvo que ha hablado con su hijo fallecido años atrás. La rotura de mandíbula viene en las imágenes siguientes, cuando vemos en las afueras de la residencia al joven que ha entrado a hablar con Joyce acompañado por el siempre misterioso Observer.

A la mañana siguiente, Olivia y compañía están en el asilo intentando descifrar el misterio del “hijo fantasma”. Joyce, que resulta ser una antigua estrella de rock de la que Walter es fan, es llevado al laboratorio del profesor Bhisop, donde es inducido a un estado de hipnosis, que intenta hacerle recordar mediante la música. A partir de aquí, nuestros protagonistas se ven lanzados en una carrera a contrarreloj para descubrir qué ha tratado de hacer el Observer llevando a un hijo difunto a conversar con su anciano padre.

Esto desembocará en el descubrimiento de que el Observer, al infringir la norma no escrita de no intervención salvando la vida a Peter, provocó un efecto luciernaga (o efecto mariposa, basado en la idea de que dadas unas condiciones iniciales, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes; sucediendo así que, una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande) que ahora está tratando de compensar.

Todo ello conduce a un clímax que nos sirve de entrada para los próximos capítulos . Y es que no hay duda de que Fringe ha vuelto , y lo ha hecho por la puerta grande.

Los famosos gliphs del episodio de esta semana The Firefly, han formado la palabra UNITES, o bien, UNE, en español.

David Campos Lainez
Anuncios

Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas