Posts Tagged 'David Simon'

The Wire, la serie perfecta

Sí, The Wire es la serie perfecta -digo dejándome llevar por el entusiasmo-. Nunca podré escribir la entrada perfecta que la serie merece, pero éste es mi intento. Tampoco incluiré spoilers porque quiero que leáis esto y algunos veáis la serie.

The Wire es un proyecto ambicioso, una serie sobre una ciudad entera, la ciudad de Baltimore (Maryland). En un principio parece que la serie trata sobre el tráfico de drogas y las investigaciones policiales asociadas a él y, de hecho, así es en la primera temporada, pero según avanza, la serie se va expandiendo hacia la política, la educación y, en definitiva, hacia las principales instituciones de una ciudad.

David Campos decía en los vídeos que hice en navidad que Lost era como un cuadro que se nos iba revelando poco a poco, hasta que al final se nos mostraba en su totalidad. Con The Wire ocurre lo mismo, pero en la serie de David Simon y Ed Burns es tal la inmensidad revelada que corremos el peligro de convertirnos en náufragos. Pero esto es lo magnífico de The Wire, es tan compleja, tan basta y a veces tan inabarcable como la realidad misma.

Y es que en The Wire la realidad y la ficción van de la mano. La serie no cuenta hechos reales, sus tramas son construcciones de ficción, pero todo lo subyacente que se desprende de las instituciones de Baltimore se intuye que no debe de estar muy lejos de ser una representación bastante fiel de la realidad, muchas veces fruto de las experiencias personales de los creadores: David Simon, periodista, y Ed Burns, profesor y policía. Frustados profesionalmente ante una ciudad que no funciona, saben plasmar perfectamente la corrupción, el exceso de burocracia, el arribismo y los intereses personales en los engranajes, oxidados, que deberían hacer funcionar la ciudad de Baltimore.

No es difícil pensar que David Simon durante toda la serie hace un símil entre lo que refleja del cuerpo de policía y lo que fue su propia experiencia en el Baltimore Sun. Ya por algún motivo una premonitoria cita suya encabezaba la web de nuestras prácticas de Periodismo Digital: “La gente que lleva los periódicos ya no respeta su propio producto”. Grande fue mi entusiasmo al ver en el opening de la última temporada -pues cada temporada tiene una versión diferente- una imprenta sacando las tiradas de un periódico. David Simon se lo tenía reservado: la prensa iba a ser la última víctima de The Wire.

Pero, sin duda, uno de los puntos clave de una serie son sus personajes, a quienes vamos a ver horas y horas en pantalla. Lo sorprendente es que, pese a que The Wire tiene muchas tramas en cada temporada y múltiples personajes en cada una de ellas, David Simon y Ed Burns se las ingenian para crear grandes personajes. Me apasionan Jimmy McNulty, Lester Freamon, Bubbs, Omar Little, Stringer Bell…, tanto de los “buenos” como de los “malos”, porque en realidad The Wire deja los juicios morales aparte y diluye con maestría la frontera entre el bien y el mal.

Puede que no sea una serie para todos, puede llegar a ser bastante minoritaria incluso, pero los amantes de las series largas y complejas que consigan adentrarse en The Wire disfrutarán de una de las mejores series que se han hecho nunca en la televisión. Desde que la acabé, tengo el síndrome post-thewire, ya pocas series me entusiasman. Por suerte, no nos hemos quedado completamente huérfanos y esta primavera volverá con su segunda temporada Treme, la última y más que recomendable creación de David Simon.

Miguel Esteban Rebagliato

Festival de Series: La música de Treme

El sábado por la noche estaba programado en uno de los actos que personalmente esperaba con más ganas, el taller de la música de Treme. Y es que Treme, la última creación de David Simon (The Wire), fue una una de las series que más me gustaron la temporada pasada. Para la gran mayoría, que no la conoce, Treme puede resumirse como la historia de unos músicos y otros personajes de Nueva Orleans unos meses después del Katrina.

En teoría, el acto estaba precedido por un pasacalles a cargo de la Dixieland Jazz Band, pero, según me dijo la organización del festival, se canceló. No sé si la banda tocó en el salón del Círculo de Bellas Artes antes del taller. En cualquier caso, la Dixieland Jazz Band interpretó unos cuantos temas al principio del acto, ya dentro del teatro, lo que sirvió como perfecta introducción a un taller que los seguidores de la serie pudimos disfrutar mucho.

El coloquio, moderado por el jefe de prensa de TNT, Juan Zabala, contó con la presencia de Juan Pedro Velázquez, el periodista de El País que fue enviado a Nueva Orleans a cubrir los acontecimientos del Katrina; Antonio Martínez, el creador del podcast sobre la música de Treme; y Mike Summers, trompetista de la Dixieland Jazz Band. Se habló principalmente de la música de Nueva Orleans, pero también de su historia, su cocina y su cultura en general.

Juan Pedro Velázquez aseguró que la serie muestra un retrato fiel de lo que fue la ciudad tras el Katrina. De hecho, sus habitantes se sienten muy orgullosos con la serie, hasta el punto de que los episodios de Treme se veían en los bares, como si de un partido de fútbol se tratase.

Como se comentó en el coloquio, Nueva Orleans es una ciudad muy activa musicalmente. Los contertulios explicaron que el jazz nació allí a finales del siglo XIX, cuando los esclavos se reunían en las plazas los días festivos para tocar y cantar. Poco a poco, se fue extendiendo hasta Chicago y por el resto del país. El Treme es precisamente el barrio donde viven la mayoría de músicos.

En la serie la música es la protagonista. Pero no sólo podemos escuchar jazz, puesto que en ella están presentes estilos muy diversos, desde el bounce hasta el zydeco. Según explicaron, en Treme aparecen músicos reconocidos interpretándose a sí mismos, como Elvis Costello y el trompetista Kermit Ruffins, a los que pudimos ver en el extracto que se proyectó del episodio piloto. Además, otros músicos aparecen interpretando papeles de ficción, como la virtuosa violinista Lucia Micarelli en el papel de Annie. En la charla se habló de músicos importantes en la historia del jazz que han aparecido precisamente en la ciudad, entre los cuales destaca el nombre de Louis Armsstrong.

No obstante, también se trataron otros temas. Antonio Martínez y Juan Pedro Velázquez hiceron recomendaciones para aquellos que alguna vez deseen visitar la ciudad, instándoles a no conformarse sólo con el centro histórico. También hicieron referencia a la cultura culinaria de Nueva Orleans, muy diferente a la del resto de Estados Unidos y basada en la tradición culinaria criolla y cajún.

El coloquio sirvió para acercarnos más a la música y la cultura de Nueva Orleans, más aún de lo que la serie ya ha hecho. Con otra breve actuación de la Dixieland Jazz Band terminó el encuentro, el último taller al que asistí en este segundo Festival de Series.

Miguel Esteban Rebagliato


Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas