Posts Tagged 'Dexter'

Un hombre solitario

“Este tipo de personas sienten una especie de desequilibrio, de turbulencia, que les impide llevar una vida convencional y matan para restablecer el control. Son diferentes a los asesinos convencionales. Estas personas están trabajando cuando matan”, dice Vicente Garrido, profesor de Criminología de la Universidad de Valencia. Un momento, ¿de quién estamos hablando? ¿Dexter? Son declaraciones de un reportaje del suplemento del Domingo de El País sobre el asesino de ancianos de Olot, pero perfectamente podrían aplicarse a Dexter. O al menos al Dexter de las primeras temporadas.

Ayer terminó la quinta temporada y la finale ha sido realmente asombrosa. No sé si me estoy dejando llevar por la exaltación del momento, pero me atrevería a calificar este episodio final como obra maestra de la televisión. Nada ha sido dejado al azar, todos los cabos se han atado y, lo que es más importante, me ha sorprendido constantemente. El episodio ha estado lleno de giros de guión y en ningún momento se ha optado por el camino fácil, lo previsible, lo típico. Ha sido el final perfecto para una muy buena temporada.

Tardamos un poco en descubrir al antagonista de Dexter esta temporada, pero al final ha acabado estando a la altura de Trinity. Jordan Chase, Eugene Greer para los amigos, ha sido un personaje fuera de lo común, muy impactante. Adiós a Lumen, un personaje que desde aquél Beauty and The Beast me ha parecido fascinante. Pocos personajes podrán darle tanta vida a Dexter como ella le ha dado. Don’t be sorry your darkness is gone. I will carry it for you. Always. I will keep it with mine.

Dexter ha vuelto a ser lo que era, un hombre solitario, pero cada vez más capaz de sufrir su soledad y al mismo tiempo crecer como persona. Debra ha contribuido a esto con el gran papel que ha tenido en este episodio, pero sobre todo ha sido cosa de Lumen. Mientras estuvo aquí me hizo pensar, por un breve instante, que quizás pudiese tener la oportunidad de ser humano. Pero los deseos, por supuesto, son para los niños.

Miguel Esteban Rebagliato

“Die-die”: una familia poco convencional

(No recomiendo leer esta entrada a quien no haya visto el noveno episodio de la quinta temporada de Dexter)

No es frecuente que decida escribir dos semanas seguidas sobre la misma serie, pero el rumbo que está tomando la última temporada de Dexter me está encantando. Ya vimos a nuestro querido asesino en serie jugando a las casitas la temporada anterior. Dexter vivía el sueño americano de una manera muy particular, pero siempre guardando las apariencias, según las reglas de Rita. Y probablemente más de uno deseamos que se olvidara de eso de matar a criminales, que disfrutara de su vida, sin más. ¿Acaso a alguien no le caía bien Rita?

Dexter perdió su oportunidad, pero ahora, en un escenario totalmente diferente, hemos podido volver a verlo jugando a las casitas, esta vez a su manera. Ha sido una situación muy extravagante que se juntaran, en la casa de su antiguo matrimonio, Lumen, víctima de varias violaciones y de un secuestro; Astor, la hijastra de Dexter, un tanto ebria en este caso; su amiga, maltratada por su padrastro, y Harrison, un bebé cuyas primeras palabras fueron “die-die”, lo que extrañamente no ha vuelto a preocupar a nadie. Sin duda el resultado de esto ha sido el retrato de una familia totalmente disfuncional, bastante más que la de Arthur Mitchell la temporada pasada, pero no podíamos esperar otra cosa de Dexter.

Ha sido una situación azarosa, un mero recurso de guión, lo que ha juntado a estos personajes. Sin embargo, ha permitido que Dexter hiciera lo que no hizo la temporada anterior: ocuparse realmente de su familia, estar ahí para ellos. Aunque ya sabemos que sus métodos para resolver problemas familiares no son precisamente muy ortodoxos, como ya comprobamos cuando se encargó del ex-marido de Rita, Paul (que en otra vida decidió convertirse en un semidiós de una isla perdida, para acabar siendo asesinado por orden de un calvo vaporoso). En este caso, Dexter decide solucionar el problema con una  clase de anatomía poco convencional:

Al final de este fragmento escuchamos a Harry decirle a Dexter (parece que a Michael C. Hall le gusta salir hablando con sus difuntos padres en todas las series que hace) que, si hubiera sabido de lo que era capaz, no le habría llevado por ese camino, es decir, que no le habría enseñado a ser un asesino en serie profesional. Una vez más nos encontramos con otra forma de mostrar cómo se podría negar toda una serie, un recurso al que ya hice referencia cuando escribí sobre The Walking Dead.

Y este detalle, que puede haber pasado desapercibido para alguno, nos hace reflexionar sobre el título del episodio, Teenage Wasteland, cargado de una interesante ambigüedad. Podemos pensar en la adolescencia de la amiga de Astor, echada a perder por su padrastro, pero también podemos pensar en la adolescencia de Dexter, ¿también echada a perder por su padrastro?

Si bien toda historia familiar ha sido el núcleo del episodio, también hemos podido ver otras cosas relevantes. Dexter ha ido estrechando el cerco sobre Jordan Chase, para lo que ha tenido que sufrir unas sesiones que, más que de autoayuda, parecen de gimnasio, aunque probablemente sean más caras. Pero los líos familiares han hecho que Dexter no estuviera muy atento y el episodio pudiera acabar con ese poderoso cliffhanger. He de reconocer que me equivoqué: el método de Jordan Chase no estaba basado en Nietzsche, según nos ha confesado, sino en Platón.

El resto de historias están muy bien construidas (no como muchas historias de relleno que hemos visto últimamente en True Blood). Esta semana hemos podido ver los que parecen ser los intereses de Laguerta al mando de Homicidios. Sin embargo, en ninguna serie vamos a poder ver la complejidad con la que The Wire, que tan fascinado me tiene últimamente, trata la corrupción policial, sus intereses ocultos y la escalada al poder de sus oficiales. Al lado de The Wire, las historias policiales que vemos en Dexter no impresionan, pero al menos funcionan muy bien como complemento a la trama principal de nuestro asesino en serie.

Esta semana Dexter ha vuelto a traer un episodio muy bueno. Sólo quedan tres para que acabe la temporada y todo está empezando a ser muy interesante. Lo que hasta ahora hemos podido ver apunta a que tendremos una gran finale.

Miguel Esteban Rebagliato

El oscuro pasajero

Resulta curioso cómo algunas de las mejores series de los últimos años consiguen hacer que nos identifiquemos con personajes moralmente muy distantes a nosotros, incluso opuestos. Dexter es un caso paradigmático.

Por mucho que estemos en contra de la pena de muerte, no juzgamos a Dexter cada vez que asesina a criminales, sino que nos metemos en su piel sin ningún reparo y vivimos sus experiencias. Y en parte nos identificamos con él porque es diferente, como nos muestra a través de la voz en off, un recurso muy bueno para entender al personaje. Como Dexter, ¿quién no se ha sentido diferente a los demás alguna vez?

De esta forma, en la serie coexisten dos mundos, dos identidades: la del Dexter forense, que cuida de su familia, y la del Dexter asesino en serie. En las primeras temporadas lo vemos totalmente sumergido en su mundo oscuro, al mismo tiempo que con mucha habilidad mantiene las apariencias en su mundo humano, por llamarlo de alguna manera. Sin embargo, como toda buena serie, vemos una evolución en el personaje y en la relación entre ambos mundos.

Por un lado, Dexter va progresivamente humanizándose, gracias a la relación con Rita, con Debra y posteriormente gracias a Harrison. Lo que para él empieza siendo una manera de guardar las apariencias al final acaba siendo lo que le hace apreciar ese mundo humano. Pero todos sabemos que Dexter nunca abandonará al oscuro pasajero, o al menos no en un futuro muy cercano.

Por otro lado, sin embargo, vemos a otros personajes merodear por el mismo mundo oscuro que Dexter. Vemos a Miguel Prado asentarse en este mundo, una muestra de cómo la oscuridad de Dexter incluso salpica al poder; pero también vemos en el episodio de esta semana a Debra, que acaba de matar a un asesino en un tiroteo, tener una irónica conversación con Dexter en la que confiesa no sentir ningún atisbo de culpa. Vemos a este grupo de autoayuda, que parece sacado de una interpretación muy nazi de Nietzsche, totalmente inmiscuido en ese mundo oscuro. I’ve never been around so many people that made me feel normal, le oímos decir a Dexter cuando asiste a una de sus conferencias y se ve rodeado de fanáticos, lo que ejemplifica muy bien esto.

En definitiva, vemos a lo largo de las temporadas cómo ambos mundos se van acercando. Pero no colisionan como los universos paralelos de Fringe, sino que se van integrando, poco a poco. Y en medio de todo esto llega Lumen.

Lumen es una víctima de violación, secuestro y otros abusos, pero su deseo de venganza le introduce en el oscuro mundo de Dexter. Y Dexter la bautiza en sangre. Rita nunca podría haber entendido su segunda vida, pero parece que Lumen sí.

De aquí está surgiendo una relación muy interesante entre ambos, el pilar principal de la temporada y, en mi opinión, su punto fuerte. Esta quinta temporada empezó lenta, pues así era necesario para recuperarse del final trágico de la anterior, y el caso policial que parecía ser el principal no eratan atractivo como el del asesino del hielo o el de Trinity en otras temporadas. Ahora vemos, sin embargo, que eso sólo nos estaba preparando para el plato fuerte de esta temporada, la oscura relación entre Dexter y Lumen.

Una vez más, bravo por Dexter y, no vayamos a olvidarlo, también bravo por ese gran actor que es Michael C. Hall, que tan buen papel hizo en Six Feet Under y tan bien lo está haciendo en Dexter. Guste o no, everything is illumenated.

Miguel Esteban Rebagliato

Psicoanalizando las series

(Esta entrada fue publicada en Rodando por la red)

Es por todos sabido que en los últimos años el audiovisual y, sobre todo las series, han generado un gran movimiento en Internet. Blogs y foros se llenan de comentarios tras las emisión de las series más populares y la red es un instrumento muy útil para la promoción de películas, según explicaba Nacho Vigalondo. Sin embargo, nunca había visto una iniciativa como la que encontré esta semana: un proyecto para analizar psicológicamente a los personajes de varias series.

Si bien no es la primera vez que se estudia alguna serie desde un punto de vista académico, pues ya hay libros como Perdidos. La filosofía o Los Soprano y la filosofía, sí es la primera vez que veo una iniciativa así en la red. Daniel Encinas, licenciado en Psicología de 23 años, ha creado este proyecto.

¿Es el protagonista de Dexter un psicópata? ¿Es Barney Stinson (Cómo conocí a vuestra madre) un narcisista? ¿Tiene Walter Bishop (Fringe) algún desorden de la personalidad?


Daniel Encinas pretende responder estas preguntas y elaborar perfiles psicológicos de los personajes, pero para ello necesita la ayuda de los aficionados a estas series. Ha creado un cuestionario para cada personaje (todo seguidor de Fringe sabe que harían falta dos para Walter), en el que cada uno debe responder unas preguntas poniéndose la piel del personaje. Es un poco largo y acaba siendo un poco repetitivo, pero eso ya son cosas de psicólogos que no podemos juzgar.

¿No pensáis que es una iniciativa interesante? Creo que merece la pena el esfuerzo, los resultados pueden ser muy curiosos. Yo ya he hecho el cuestionario de Dexter y me parece que nuestro asesino favorito no va a librarse de la incómoda etiqueta de psicópata.

Podéis encontrar todo en la página del proyecto, Psicoseries. Y si alguien está interesado en conocer las novedades de esta iniciativa, tiene también a su disposición una página de Facebook.

Proyectos como Psicoseries demuestran, una vez más, cómo Internet puede ser un medio muy útil para complementar el visionado de contenidos audiovisuales, como también puede observarse con otros ejemplos como el podcast de Treme, sobre el que ya escribí la semana pasada.

Miguel Esteban Rebagliato

Festival de Series: Autopromos-Marketing (Jornadas universitarias)

Ayer por la mañana los directores de marketing y On Air de varios canales de Digital + acudieron a la Universidad Complutense de Madrid para dar una charla sobre promoción de series. Durante aproximadamente tres horas, los responsables de SyFy, Paramount Comedy, FOX, TNT, Cosmopolitan, AXN y Canal + contaron casos y estrategias de promoción de series como Caprica, Breaking Bad, Flashforward y The Pacific.

En primer lugar, la persona enviada de SyFy contó la campaña que el canal hizo para el lanzamiento de Caprica, que también aprovechó para introducir el cambio del nombre del canal y del logo. El principal acto de promoción que se hizo fue el preestreno del episodio piloto en una sala de cine. Dado que la mayoría de los usuarios de Internet ya se habrían descargado el episodio y ya lo habrían visto, trajeron a los protagonistas de la serie, el creador Ronald D. Moore y la actriz Alessandra Torresani. La iniciativa tuvo una gran acogida, tanto por parte de Internet como por parte de la prensa. Para generar el ruido que consiguieron habrían tenido que gastar 300.000 euros si no lo hubieran hecho de esta forma.

El encargado de On Air de Universal, compañía a la que pertenece el canal, explicó que traer a los actores al país permite tener promociones más especializadas, del mismo modo que incluir en las promos entrevistas al creador hace que la información sea más interesante para el espectador.

A continuación, el jefe de On Air de Paramount Comedy y la jefa del departamento de marketing han mostrado el proceso habitual que tienen para promocionar sus series, aunque han advertido que su canal tiene un porcentaje menor de series norteamericanas que el resto. El marketing de la comedia suele ser diferente al de otros géneros y, ya que el peso está fundamentalmente en los guiones, suelen mostrar extractos de los episodios para hacer ver al espectador que es una serie divertida. En el caso de encontrarse ante dramamedias, optan por ser más explicativos, como en el caso de United States of Tara, en el que decidieron explicar quién era el personaje de Tara. Otras opciones son doblar promos norteamericanas y emitirlas, cuando no se tiene mucho material, o, en el caso de que la serie lleve mucho tiempo en el canal, hacer ciertas bromas sobre ella o sobre cómo se cuenta.

En cambio, en Paramount se encontraron con un problema a la hora de hacer una promo para Breaking Bad; no sabían qué hacer para promocionar una mezcla de droga, drama y comedia. En primer lugar, intentaron mostrarla renunciando al prototipo de promo de su canal, optando por una solución más dramática. En la segunda temporada, decidieron presentarla con un tono más cómico, propio de Paramount Comedy. Ya en la última temporada, asumiendo que no era una serie para un público mayoritario, hicieron unas promos dirigidas a los fans, centrándose en temas controvertidos como la religión y las drogas. También, hicieron una merienda con bloggers, les regalaron merchandising y recibieron opiniones. Breaking Bad se ha convertido en una serie de culto, con muy buena prensa, pero con no mucha audiencia. No obstante, esto le da buena imagen a Paramount Comedy.

La siguiente intervención fue la del director de marketing de FOX, que se centró en el lanzamiento de su nuevo canal, FOX Crime. Se promociona aprovechando la reputación que ya tiene FOX; a su sello se le añade un nuevo contenido temático, el crimen. El canal se lanza en marzo y se hace una promoción más informativa, que tiene como principal reclamo los estrenos en primicia de la nueva temporada de Dexter y de Sons of Anarchy. Sin embargo, la campaña de verano es diferente, pues se hace publicidad en la Tomatina, “la guerra más sangrienta del año”, así como en playas y otros sitios de vacaciones. Mientras que la primera promoción es “Descubre un nuevo canal”, en verano encontramos otro tipo de publicidad, como la de la imagen.

La directora de marketing de TNT explicó que en todas sus comunicaciones intentan reflejar los valores del canal. Así, siempre utilizan la tipografía de TNT para el titulo de la serie y muestran a gran tamaño el logo del canal. Como novedad, se refirió a una campaña que se hizo de Crónicas vampíricas. El canal se asoció con la campaña de Cruz Roja para donar sangre, de manera que, al juntar esfuerzos, consiguieron un mayor alcance.

Por su parte, el director de marketing y On Air de Cosmopolitan se refirió al caso de la promoción de Cougar Town. Puesto que se trata de un canal principalmente dirigido a un público femenino, se optó por introducir una estética rosa. Se hizo una campaña convencional con anuncios en marquesinas en Madrid y en la web de la revista Cosmopolitan. También hicieron una presentación de prensa en la que todo fue de color rosa, incluso el traje de los camareros.

Sin embargo, lo que les dio mucha notoriedad fue un acuerdo al que llegaron con el portal de citas Meetic para hacer un estudio de los hábitos de las mujeres. Después de que en una semana aproximadamente 1000 mujeres rellenaran una encuesta, hicieron una nota  de prensa con los resultados del estudio y los medios empezaron a hacer eco. Como consecuencia, en diversas revistas se empezó a hablar de mujeres de 40 años y se estableció el término mujer cougar. Consiguieron aumentar la audiencia, por lo que el resultado de la campaña fue positivo, pese al poco presupuesto que tuvieron.

En el turno de AXN, su director de marketing y responsable de autopromos habló del caso de Flashforward, una serie con la que consiguieron crear mucha expectación antes de su emisión. El caso fue bastante particular, porque se emitió solo 11 días después que en EE. UU. y solo 3 días antes de que Cuatro la emitiera en abierto. Las primeras promos se hicieron sin nada de material de la serie, por lo que se compró material de un banco de imágenes. Para la promo de lanzamiento sólo tuvieron un tráiler de 2 minutos en inglés, que emitieron doblado.

La gran expectación por la serie se generó mediante anuncios autobuses urbanos en Madrid y Barcelona, Internet, un preestreno en cines y otros medios. ABC les pidió que hicieran promos episódicas y ellos las usaron para resaltar que iban por delante de Cuatro en las emisiones. En muchas ocasiones cambiaron las promos que la ABC enviaba, o bien porque no tenían el material doblado todavía o bien porque las hacían según la imagen que el canal quería dar, enfocado a la acción.

El 7 de diciembre hicieron un parón en la emisión y la serie no volvió hasta 4 meses después. En el mercado estadounidense es típico que se dé un parón a partir de Acción de Gracias y las emisiones se reanuden en enero, explicó, pero esto no funciona bien en el mercado español. Además, en este caso se alargó porque la ABC no estaba convencida de cómo funcionaba la serie, puesto que frecuentemente presentaba episodios muy flojos con grandes giros al final.

AXN se apoyó en la web para informar sobre el parón y en ella crearon una línea de tiempo que mostraba la promo de cada episodio y su sinopsis. En el canal se emitieron promos  en las que los actores de la serie anunciaban el regreso y se hizo un maratón antes de la reanudación. Asimismo, crearon una aplicación en Facebook en la que el usuario podía tener su propio Flashforward, y les dio muy buenos resultados. Las audiencias fueron espectaculares en AXN, excepto en las emisiones inmediatas a la reanudación, pero la serie fue cancelada a causa de las bajas audiencias en EE. UU.

Por último, la coordinadora de estrategia de comunicación de Canal + y el director de comunicación se centraron en la campaña de The Pacific, contenido estrella del canal en 2010. Explicaron que, desde que se compra una serie, tienen que analizar los puntos fuertes, ver las campañas americanas y, a partir de esto, elaborar el posicionamiento que van a utilizar. Decidieron basar la estrategia de comunicación en el punto de vista personal de la historia y la dimensión del proyecto, es decir, el estreno simultáneo con EE. UU. y los nombres detrás del proyecto. Decidieron anunciarla como “la serie del año”.

Una vez en antena, se emitió Hermanos de sangre antes de cada episodio y un prólogo de veteranos de guerra contando durante dos minutos sus experiencias. El estreno simultáneo conllevó ciertas dificultades, pero no tuvo parones como en el caso de Flashforward, porque The Pacific fue una miniserie de 10 episodios.

Tras las intervenciones de todos, se inició un turno de preguntas del público. Alrededor de las tres y media concluyó la charla.

Miguel Esteban Rebagliato

Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas