Posts Tagged 'Shameless'

Shameless, la serie que llevaba tiempo esperando

Hoy quiero escribir sobre Shameless, la última serie que ha conseguido entusiasmarme. Se trata de uno de los estrenos de midseason de la cadena de cable estadounidense Showtime, responsable de DexterWeedsThe Big C, entre otras. Shameless desde el primer episodio me tiene enganchado. Como imagino que prácticamente nadie habrá visto ningún episodio, no voy a incluir ni un solo spoilerporque quiero que la veais.

La serie empieza con una voz en off presentando a los miembros de la familia protagonista, un recurso muy bueno para introducirnos a los personajes principales. Como escriben los de Todoseries en las estupendas reviews que están haciendo de Shameless, ya con los primeros minutos del piloto podemos saber si la serie nos va a gustar o no (y no cuesta nada probar la serie con este monólogo inicial, comprobar si nos interesa o no). Quien habla es nada más y nada menos que el padre soltero y alcohólico -muy alcohólico- de esta familia de seis hijos. Leed, leed, merece la pena (o confiad en mí y ved el principio de la serie, sin más):

Nadie está diciendo que nuestro vecindario sea el Jardín del Edén. Demonios, algunas personas dicen que  Dios evita este sitio totalmente, pero ha sido un buen hogar para nosotros… para mí y mis hijos, de quienes estoy orgulloso, porque cada uno de ellos me recuerda a un trocito de mí.

Fiona, mi roca, una enorme ayuda. Tiene todas las mejores cualidades de su madre, excepto que no es una furiosa perra psicópata. Lip, listo como un zorro. Siempre sobresalientes, el mejor de su clase. El chico tiene futuro. Ian, ambicioso, increíble ética de trabajo. No tengo ni idea de quién lo ha sacado. Quiere ser paracaidista. Sabe cómo destripar a un enemigo con un paquete de centavos y un calcetín viejo de gimnasia. Carl… Realmente no sé mucho acerca de Carl. Ama a los animales. Siempre arrastrando a casa pobres descarriados que encuentra, llevándolos a su habitación. Debbie, enviada por Dios, es un ángel. Reúne dinero para UNICEF todo el año, parte del cual entrega de hecho. Liam, será una estrella. No soy biólogo, pero se parece un poco a mi primer padrino. Él y la ex eran íntimos.

Kev y Veronica, unos vecinos fantásticos. No hay nada que no harían el uno por el otro. O el uno al otro. Nunca me di cuenta de lo poco que estaba mojando hasta que V y Kev se mudaron al lado. Y yo, Frank Gallagher, padre, maestro, mentor, capitán de nuestro pequeño barco. Puede que no tengamos mucho pero todos y cada uno de nosotros, sabemos la cosa más importante en esta vida… ¡Sabemos cómo hacer una puta fiesta!

Con estas palabras empieza Shameless, un remake de una célebre serie británica, homónima, pero desconocida para mí pese a ir ya por la octava temporada. ¿Y por qué estoy viendo la edición estadounidense? Pues no lo sé, porque empieza ahora, supongo, pero en cualquier caso el creador es el mismo en las dos series, Paul Abbott.

 

 

Echaba de menos una serie centrada en una familia, una serie que fuera más allá de los típicos 20 ó 30 minutos de las comedias habituales. Cada episodio de esta nueva serie de Showtime dura casi una hora y la verdad es que lo agradezco; la larga duración le permite desarrollar mejor los episodios. Para hacernos una idea, Shameless no es United States of Tara, también de Showtime; es algo más cercano a Six Feet Under (A dos metros bajo tierra en castellano, la genial serie de Alan Ball), aunque obviamente guardando ciertas distancias.

Una de las cosas que más me gustan de Shameless es que, también como Six Feet Under, tiene grandes personajes, con los que apenas tardas en simpatizar. También tiene un tono gamberro, como el que a veces aparecía en la serie de Alan Ball (me viene a la cabeza el pie que roba Claire de un muerto…), pero sin duda más propio de Misfits. Lo bueno, para mí, es que Shameless no tiene esa simpleza que me molestaba de Misfits y, aunque también tiene muchas escenas de sexo, explícito algunas veces, no se convierten en el elemento central de la serie, como ocurría en la serie británica de jóvenes delincuentes.

Shameless tiene una extraña mezcla entre drama y comedia, digna de los momentos más cómicos de Breaking Bad. El trasfondo es, sin duda, bastante dramático, pero el tratamiento es totalmente cómico, con algunos momentos que incluso llevan a la carcajada. Los personajes de la serie se han adaptado a su trágica situación y han aprendido a disfrutar sus vidas, igual que nosotros, espectadores, podemos disfrutar de esta prometedora serie que es Shameless.

Showtime la emite todos los domingos en Estados Unidos. Sólo lleva tres episodios por ahora. Es el momento de empezar a verla.

Miguel Esteban Rebagliato

Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas