Posts Tagged 'The Big Bang Theory'

El coche del amor, la importancia de un cerrojo y otras historias

Esta semana ya han vuelto regularmente mis tres comedias favoritas de la televisión: The Big Bang Theory, Modern Family y Cómo conocí a vuestra madre, y no tengo ningún reparo en decir que, en general, el descanso y la larga digestión del pavo de Acción de Gracias les ha sentado bien. Atención, puede haber algunos spoilers, así que, si no habéis visto el episodio de esta semana de alguna de las series, saltaos esa parte y seguid leyendo a continuación.

El episodio de The Big Bang Theory ha sido de los mejores episodios que he visto en la serie en mucho tiempo, algo comparable a lo que fue Blitzgiving con Jorge García (Lost) en Cómo conocí a vuestra madre, sobre el que ya escribí hace un tiempo. El episodio ha tenido todos los ingredientes que hacen de Big Bang la serie cómica que es. Y lo más excepcional es que ha sabido combinar todo en su justa medida, otorgando a todos los personajes el mismo protagonismo y consiguiendo así un perfecto equilibrio.

A lo largo de seis grandes secuencias (el Cheesecake Factory con Penny, la preparación del viaje, el trayecto, la noche en el hotel, la conferencia y el viaje de vuelta) el episodio ha creado chistes y guiños a todos los elementos cómicos habituales en la serie: la obsesión de Sheldon por controlar todo y su ingenuidad en los temas más banales (¿Cómo puede no saber si están practicando el coito o no?), la obsesión de Leonard con Penny, la aproximación de ésta al mundo friki, los complejos sexuales de Howard, la afición de Raj por las pelis sensiblonas y su incapacidad para hablar delante de mujeres (buen momento cuando Leonard llama por teléfono a Bernadette: “Quiere que te diga que cuando Howard dice ‘siesta’, quiere decir ‘sexo'”)… Me gusta el personaje de Bernadette, discreta pero siempre efectiva y, respecto a Amy Farrah Fowler, me asusté en cuanto la vi, pero al final no resultó ser tan terrible. Grandioso episodio.

El episodio de Modern Family también ha sido muy bueno, aunque ha habido otros mejores durante esta segunda temporada, como el del cumpleaños de Manny. Como viene siendo habitual en la serie, ha habido tres tramas diferentes en el episodio, una por familia, y algunas de ellas han acabado confluyendo, en este caso la de Gloria y Jay con la de Phil y Claire.

La trama de Cam y Michel ha sido divertida, y también la de Gloria y Jay, por la confusión creada y los dobles sentidos, pero, sin duda, la mejor ha sido la de Phil y Claire. ¿Acaso hay algo universalmente más traumático para la infancia de un niño que pillar a sus padres teniendo relaciones sexuales? Puede ser traumático, pero las situaciones que se desencadenan a partir de ahí pueden ser muy cómicas también. Y la comicidad aumenta si se trata con la irresponsabilidad de estos padres, con una madre obsesionada y un padre desentendido. Divertido episodio.

En el caso de Cómo conocí a vuestra madre no comparto el entusiasmo. A la serie no le sienta nada bien el drama. Se nota que han intentado hacer avanzar la trama, continuándola desde donde se quedó en el episodio anterior, pero con el tiempo he llegado a valorar más los episodios autoconclusivos de esta habitualmente divertida serie. Igual que a Marshall durante el episodio, las bromas y los momentos cómicos de Last words no me han hecho gracia, exceptuando el bolso sin fondo de Robin, complemento ideal para un funeral.

Al final las últimas palabras del padre de Marshall me acaban dando igual. No me gustan los episodios de Cómo conocí a vuestra madre que terminan con una canción al final, como intentando sacar una moraleja, como intentando dar lecciones de vida. Fallido episodio.

The Big Bang Theory: ¿reforzando la fórmula?

Han pasado cuatro semanas desde que empezó en Estados Unidos la cuarta temporada de The Big Bang Theory y ya empiezan a advertirse los posibles rumbos que la serie tomará este año. En mi opinión, ha habido dos episodios muy buenos, el segundo y el cuarto, y dos bastante normales, el primero y el tercero.

Se ha añadido un nuevo personaje que, desde mi punto de vista, no termina de encajar. Se trata de Amy, la copia femenina de Sheldon, que ya hizo su primera aparición en el último episodio de la temporada anterior. Su presencia ha creado situaciones graciosas, pero también ha provocado cierta saturación. Si bien es cierto que Sheldon es el mejor personaje de la serie, la aparición de este nuevo personaje me da la sensación de que es un intento de sobreexplotación de su éxito. Precisamente los dos mejores episodios de esta nueva temporada son aquellos en los que Amy no aparece.

No obstante, no es solo esto la causa de todo éxito o fracaso. El último episodio me ha parecido muy bueno porque los guionistas han sabido juntar dos líneas narrativas fuertes, de manera que todos los personajes han tenido un papel importante y, para variar, el verdadero protagonista ha sido Howard (y sus amores). En cambio, esto no fue lo que pasó en el primer episodio, en el que hubo una historia muy bien escrita para Sheldon, acompañado de Penny, y otra muy simple y previsible en torno al resto de personajes.

El caso del segundo episodio es casi opuesto. El gran protagonista fue Sheldon como muchas otras veces, pero en esta ocasión de una forma muy novedosa. Este episodio consiguió dar una vuelta de tuerca a las paranoias de Sheldon y casi podríamos decir que reinventó al personaje.

Llega un momento en que toda serie tiene que plantearse revisar su fórmula y modificarla, si resulta necesario, para asegurar su continuidad. Parece que esto es lo que están intentando los guionistas de The Big Bang Theory, con mejores o peores resultados.

No creo que el personaje de Amy sea la manera de hacerlo, sino que me da la sensación de que es, al fin y al cabo, lo mismo de siempre con una etiqueta diferente. Lo que hace falta son nuevos ingredientes, como la versión cibernética de Sheldon del segundo episodio, por ejemplo; su curiosa relación con los gatos en el tercero, y, ante todo, un mayor protagonismo del resto de personajes, como en el caso de Howard en el cuarto episodio.

No digo que de momento esté siendo una mala temporada. The Big Bang Theory siempre ha sido entretenida, y sigue siéndolo, incluso en los episodios más flojos. De hecho, no creo que haya habido en toda la serie un solo episodio sin ninguna situación graciosa. Sin embargo, prefiero los episodios que les salen redondos, los que no se centran en unos personajes en detrimento de otros y los que están llenos de situaciones graciosas, como ha sido el caso de este último. La serie puede tomar varios caminos; sólo espero que sepan reforzar su fórmula.

Miguel Esteban Rebagliato

Autor

Miguel Esteban Rebagliato

Archivo

Categorías

Cine Series

Sigue este blog

Como otros escribieron…

Coberturas